BTOMAIL Blog

Btomail Blog

Email bounce: la diferencia entre soft bounce e hard bounce

https://blog.btomail.es/wp-content/uploads/2021/06/Rebote.jpg

El término bounce (literalmente rebote) identifica un correo electrónico enviado, pero no entregado al destinatario y devuelto por el servidor.

En una campaña de email marketing, el email bounce indica el volumen total de mensajes de correo electrónico no entregados en el buzón de correo del destinatario.

El seguimiento del email bounce permite obtener la tasa de rebotes, que es especialmente importante para la reputación de un remitente.

Si se supera un determinado nivel de rebotes, los proveedores clasifican los correos electrónicos como no deseados y los desvían a la carpeta de spam, lo que perjudica la capacidad de entrega de toda la campaña de email marketing planificada.

Hay dos tipos de bounce: soft bounce y hard bounce.

Soft bounce

El término soft bounce (rebote suave) indica un problema temporal de la entrega del correo electrónico. Una vez resuelto el problema, el destinatario  podrá comenzar o continuar recibiendo correos electrónicos.

Las causas de este problema pueden ser diferentes:

  • problemas de conexión del proveedor;
  • el buzón del remitente está lleno;
  • mensaje demasiado pesado para la capacidad del destinatario;
  • rechazo del contenido;
  • respuestas automáticas a correos electrónicos;
  • dominio con errores temporales.

En este punto, el sistema suele hacer otros 3 intentos de envío en los siguientes 15 días, finalizado este plazo etiqueta el rebote de soft a hard.

Cómo resolver los problemas del soft bounce

Por lo general, el problema del soft bounce no es particularmente complejo y puede resolverse con algunas intervenciones sencillas.

Dependiendo del caso, se puede cambiar el tamaño del correo electrónico o el de los archivos adjuntos; verificar que el mensaje no contenga palabras y/o símbolos incorrectos o potencialmente inapropiados que puedan ser rechazados por la red del destinatario debido a la configuración de seguridad.

No obstante, conviene esperar unos días para intentar enviar de nuevo el email, en modo que se haya resuelto cualquier obstáculo técnico para la entrega o se haya vaciado el buzón del destinatario.

Si el problema continuase, debes crear una carpeta de soft bounce en tu base de datos de direcciones de correo electrónico para programar una nueva verificación de capacidad de entrega en un momento posterior.

Si el problema aún persiste, entonces debes mover los resultados del soft bounce a los de hard bounce.

Para evitar los problemas de  bounce, utiliza las direcciones de correo electrónico di BTOMAIL, verificados y garantizados al 100%.

Hard bounce

El hard bounce indica un error menos frecuente, pero permanente; es decir, la imposibilidad definitiva de entregar un correo electrónico a un destinatario específico.
Esto se debe a que la dirección ya no existe o ha sido desactivada, o el servidor del destinatario ha bloqueado el servidor del remitente.

La única solución posible es que la dirección de correo electrónico haya sido mal escrita. Bastará con advertir el error y corregirlo. Si el remitente ha compartido el email por error, ya sea intencionadamente o no, será más difícil intervenir.

Dado que la reputación del remitente está muy ligada a la cantidad de rebotes producidos en un período de tiempo determinado, es necesario intervenir y gestionar los rebotes para evitar su acumulación.

Lo primero que debes hacer es marcar las direcciones de inmediato para no enviar más mensajes, que de todos modos serían rebotados. Es importante no eliminar estas direcciones, de lo contrario, corres el riesgo de perder la pista del error o la capacidad de monitorear su comportamiento a lo largo del tiempo.

Obviamente, desde el momento en que se produce un hard bounce, no hay que insistir en el envío de más correos: esto dañaría la IP y la imagen de la empresa.

Qué hacer para evitar el Bounce Email

Hay varias medidas que se pueden tomar para prevenir y reducir el nivel de rebotes en las campañas de marketing por correo electrónico:

  1. Limpiar periódicamente la base de datos de direcciones de correo electrónico. Ya hemos enfatizado varias veces la importancia del mantenimiento constante de tu base de datos (actualizaciones, eliminaciones, modificaciones, reemplazos, enriquecimiento);
  2. controlar constantemente las tasas de rebote. El número de rebotes relacionados con las campañas de email marketing es una información que generalmente proporcionan plataformas específicas. Éstas no sólo ofrecen un valioso apoyo para la creación y envío de correos electrónicos, sino que también proporcionan una visión general de los resultados, con informes sobre las tasas de hard y soft bounce;
  3. antes de proceder al envío final, puede ser muy útil probar el correo electrónico enviándolo a una muestra de contactos y asegurarse de incluir todos los principales tipos de cliente utilizados por los miembros de la lista;
  4. utilizar filtros de spam. Llevar a cabo una cuidadosa verificación antispam del marketing por correo electrónico antes de enviarlo, ayuda a identificar qué podría bloquearlo; como la presencia de enlaces excesivamente largos, imágenes no identificadas o la recurrencia de cierto tipo de palabras como «gratis», «free»;
  5. incluir siempre la opción de cancelar la suscripción o actualizar los datos y las preferencias temáticas, en cada campaña de email marketing;
  6. programar envíos con plazos regulares. Realizar campañas de email marketing con cierta frecuencia no solo te permite conservar una relación activa con tus clientes y mantenerlos comprometidos, sino también verificar y actualizar periódicamente tu base de datos de direcciones de correo electrónico.

Sabemos que el email marketing es un arma poderosa en cualquier estrategia de marketing, por lo que es importante mantener nuestras listas de correo actualizadas para aumentar la tasa de apertura y mejorar la conversión.

Tener un pequeño porcentaje de hard bounce y soft bounce de tu base de datos de direcciones de correo electrónico es normal, pero se convierte en un verdadero problema cuando este valor comienza a aumentar, limitando la efectividad de tus comunicaciones, de las cuales pierdes el control y no llegan correctamente a destino.

Señalamos que muchas veces ambos tipos de rebotes son más frecuentes en las listas de clientes compradas a empresas poco fiables, que crean amplias bases de datos con una gran cantidad de direcciones sin verificar que estén actualizadas y, sobre todo, que sean válidas.

Base de datos de direcciones de correo electrónico actualizadas y verificadas: descubre BTOMAIL

Imagen por defecto
Simone Lanza

Fundador de BTOMAIL y BTOLEAD