BTOMAIL Blog

Btomail Blog

Email a puerta fría | LECCIÓN 3: Asunto del email e información del remitente

Email a puerta fría lección 3 Asunto del email información del remitente

Queremos dedicar esta tercera lección a los campos característicos de cada email: asunto del correo electrónico e información sobre el remitente.

No son solo espacios para llenar, sino herramientas estratégicas a las que debemos prestar mucha atención.

Ha llegado el momento de utilizar las listas de correos, extraídas de nuestra base de datos de correos electrónicos, para personalizar el envío; ha llegado el momento de elegir cómo presentarnos en el «campo remitente», y de captar la atención, con profesionalidad y transparencia, en el «campo asunto».

Ya hemos introducido en la lección anterior, la importancia del asunto del correo electrónico.

El asunto a menudo representa el elemento decisivo entre un correo electrónico abierto y uno que termina en la papelera. Por ello nunca lo consideres como un campo más para completar.

Una acción de email marketing con un buen asunto te guiará por el camino correcto para obtener lo que deseas.

Pero vayamos a la práctica: ¿cuáles son los elementos a los que se debe prestar más atención al escribir un asunto válido en un correo electrónico?

Algunas reglas básicas para no terminar en spam

Algunas palabras o frases, como «gratis», «dinero», «ganar dinero fácil» o «trabajar desde casa», se utilizan ampliamente en correos electrónicos malintencionados que buscan engañar al destinatario, phishing. Por este motivo los servidores de correo electrónico o servidores de control de acceso (firewalls) los identifican y clasifican como spam, bloqueando su acceso y frustrando tus esfuerzos.

Sin embargo, recuerda que la situación y el contexto del contenido pueden representar excepciones a esta regla.

Los filtros de correo no deseado evolucionan y se vuelven más sofisticados a medida que continúan identificando e introduciendo nuevas palabras y frases en sus sistemas de selección.

De todos modos, si tu correo electrónico es coherente y su contenido está bien estructurado, puedes permitirte introducir en modo seguro algunas palabras técnicamente arriesgadas; la configuración general de capacidad de entrega de tu correo no perderá efectividad ni credibilidad.

Volveremos a hablar de este aspecto más adelante.
¿Importa la extensión del email?

La respuesta obviamente no es única, no existe una regla fija.

  • Los textos muy breves tienen la gran ventaja de impactar, de ir directo al grano y de no robar demasiado tiempo al lector;
  • Los emails más largos suelen ser más claros y ofrecen al lector una imagen de relevancia que atrae la atención;

Depende del tema y el contexto.

Sin embargo, lo importante es nunca ser redundante o meticuloso porque corres el riesgo de aburrir y perder la atención del lector, como así también de molestar al cliente por tratarlo como una persona poco perspicaz.

Aunque, al resumir, es prioritario no dar por sobreentendido ni insertar frases equívocas, la claridad del mensaje sigue siendo siempre la prioridad.

Nuestro consejo es que no te centres en la extensión, sino en el mensaje que quieres transmitir.

Un mensaje que induzca a tu potencial cliente a abrir el correo electrónico, y a leerlo hasta el final.

Continuemos ahora con las reglas básicas para escribir un buen asunto.

Personalización

Personalizar el asunto de un correo electrónico no es solo el modo más simple para atraer la atención de un potencial cliente, sino que es una estrategia real, además programable.

Lo más sencillo es mencionar el nombre de su empresa, blog o proyecto.

Pero personalizar no se trata solo de asociar nombres.

En la Lección 1, analizamos juntos tu base de datos de correo electrónico y
agrupamos a los clientes potenciales creando diferentes listas de correo, ¿recuerdas?


Ha llegado el momento de utilizar la información que has encontrado y categorizado.

Por ejemplo, puedes mencionar algo más específico, citar un período o evento en particular, un lugar, un tipo de producto o servicio, o el inicio de un nuevo proyecto o trabajo. En resumen, ¡puedes hacer referencia a algo característico de tu destinatario!

Por ejemplo, imagina que quieres enviar tu correo electrónico a una lista de correos vinculada al sector del embalaje. Informándote, te enteras que ha salido una nueva directiva, nuevos datos oficiales sobre producción, uso o eliminación. ¡Utiliza esta información y demuéstrale al lector que sabes a quién te diriges y de qué estás hablando!

¡Encuentra algo personal para escribir!

Por eso te decimos que investigues y conozcas a tus clientes potenciales antes de contactarlos; no te limites a una simple lista de correo electrónico, sino úsala como una herramienta de marketing organizada.

Profesionalidad

Sabemos que deseas realmente que tu mensaje sea recibido y leído, pero de ninguna manera transmitas tu ansiedad al destinatario.

Nunca utilices la etiqueta «urgente» si el correo electrónico no es realmente urgente.
El mejor escenario es que el destinatario lo elimine; el peor es que tu hipotético cliente se moleste porque se siente engañado o mueva el mensaje directamente al buzón de correo no deseado, y de este modo nunca más volverá a recibir un email tuyo.

Evita cualquier palabra que aluda a tu deseo o urgencia. Estas son las palabras más identificadas como spam por los filtros de correo:

  • urgente, inmediato, rápidamente;
  • actúa de inmediato, no pierdas tiempo, aprovecha el momento (evitar cualquier verbo en forma imperativa);
  • comprar, vender, alquilar; adquirir;
  • dinero, gastar, descuento,% de descuento, ahorro, euros;
  • oferta imperdible, oferta especial, increíble, excepcional (todos los adjetivos hiperbólicos en general);
  • regalo, premio, has ganado, ganancias, has sido elegido, has sido seleccionado, sorteado;
  • todos los superlativos: ultimísimo, ofertisima, rebajadisimo.

Por último, no utilices letras mayúsculas, es agresivo, intimidatorio, quien lo hace viene inmediatamente considerado un spammer.
Lo mismo ocurre con los signos de exclamación y los símbolos alusivos a la facturación potencial (€;%; +).

Haz que el asunto sea intrigante, pero mantén la sobriedad.

Tu propuesta de venta

Recuerda siempre que estás escribiendo a alguien que no te conoce y que probablemente, como tú, está muy ocupado.
Debes hacerle saber inmediatamente de qué trata tu correo electrónico. Nadie dedicará tiempo para leer y comprender un correo electrónico con un asunto ambiguo.

Puede que te sorprenda, pero uno de los asuntos de correo electrónico más exitosos de BTOMAIL fue simplemente: «herramientas para encontrar clientes potenciales». Breve, no personalizado, que no hace perder el tiempo a nadie, explicando inmediatamente de qué se tratará el contenido del correo. Funcionó, porque nos centramos en empresas bien seleccionadas, en las que sabíamos que podrían estar interesadas.

Como hemos dicho antes, céntrate en el mensaje y en lo que crees que le gustaría recibir a tu hipotético cliente.

Coherencia

Decir a tu interlocutor en modo simple y puntual cuál será el contenido de tu mensaje, significa al mismo tiempo comunicar lo que no estará allí.

No utilices promesas u ofertas que el destinatario no encontrará en el contenido del correo electrónico.

Se llama engaño. En el mejor de los casos: el email termina en la carpeta spam; en el peor de los casos, te demandan.

Referencias

Una de las mejores estrategias para conseguir que tu contacto abra el correo electrónico es tener como referencia a un conocido común.

Hacer referencia a una colaboración que vincula tu negocio con el del destinatario es una forma estupenda de crear familiaridad y compromiso.

Si consultas los enlaces de amigos del sitio, en el portafolio o en la sección «hemos colaborado con», seguro que encontrarás algunas ideas a las que referirse.

La confianza también puede ganarse a través de la intermediación de una persona: «si esta empresa con la que estoy tratando ha trabajado con ella, tengo una razón más para confiar en ella».

Humorismo

Tu interlocutor debe ser tratado siempre con cuidado, de forma clara y transparente. Si en alguna ocasión, estando seguro de no ser malinterpretado, te parece oportuno utilizar un poco de humor y jugar con las palabras en el asunto de tu correo electrónico, no dudes en hacerlo. De este modo, tu correo va a destacar entre todos los demás: serios, aburridos y repetitivos.

Información sobre el remitente

Por último, recuerda que no sólo es importante lo que uno dice o quiere decir, sino también quién lo dice.

Hay que tener en cuenta dos parámetros:

1 Nombre del remitente (y avatar)
El nombre que aparece es importante. Cómo lo uses depende de lo que creas que puede gustarle a tu cliente potencial.
¿Eliges escribir tu nombre, el de tu empresa o tu nombre y el de tu empresa? Piénsalo bien.

2 Dirección de correo electrónico
La dirección de correo electrónico también es importante, y no sólo para los filtros de spam. Por dos razones:

  • utiliza una dirección de correo electrónico profesional, es decir, no gmail, hotmail, yahoo. Estas direcciones son demasiado genéricas y corren el riesgo de transmitir ambigüedad. Si no tienes un dominio, compra uno, sin duda te dará una presencia más creíble;
  • usa una dirección fiable que genere confianza y que no parezca un código o un seudónimo genérico. Olvídate de direcciones como cuenta0017@admin.com.

En la próxima lección veremos algunas estrategias para captar y, sobre todo, mantener la atención de tu destinatario, convencerlo de las ventajas que puedes ofrecer a su empresa y animarlo a ponerse en contacto.

Imagen por defecto
Simone Lanza

Fundador de BTOMAIL y BTOLEAD